20.1 C
Huánuco
3 marzo, 2021

El autocultivo de cannabis, la súplica urgente de enfermos crónicos en Perú

El autocultivo de cannabis, la súplica urgente de enfermos crónicos en Perú

Tener acceso real al cannabis medicinal y legalizar su autocultivo son los reclamos de pacientes con dolencias crónicas en Perú, donde el debate sobre las políticas públicas de drogas, relegado durante décadas, se recrudeció tras las declaraciones de un congresista que admitió fumar marihuana.

El uso terapéutico del cannabis está legalizado en Perú desde 2017, pero a la práctica su distribución está restringida a los laboratorios.

En este sentido, ha relucido nuevamente un proyecto de ley que busca ampliar la norma vigente y permitir el autocultivo bajo prescripción médica.

La ley de 2017, que dio luz verde a la importación y comercialización del cannabis y sus derivados para usos terapéuticos, fue una “victoria cultural”.

Así lo lamentó en una entrevista la actriz, comunicadora y activista Francesca Brivio, quien en 2009 fue diagnosticada con mastocitosis sistémica y se convirtió en la voz de la lucha en Perú por los derechos de los pacientes que, como ella, usan cannabis para mitigar los síntomas de enfermedades crónicas.

32 REMEDIOS POR CANNABIS

“La mía es una enfermedad que potencialmente podría ser mortal, no tiene cura y está en la sangre”, explicó Brivio, quien más allá de padecer fatiga y dolores, inflamación de órganos y problemas gastrointestinales, vio como la dolencia le arrebataba el útero, varias costillas y la cabeza del fémur.

A finales de 2013, la mujer, que “nunca había sido fumadora de cannabis”, fumó “un par de caladas” y manifestó “sentirse muy bien”.

Pronto, Brivio acabó sustituyendo “absolutamente todas” las 32 medicinas que tomaba por el cannabis que conseguía a través del “mercado paralelo del ‘dealer'”.

Según explicó el médico cirujano Max Alzamora, dentro de los beneficios “con evidencia concluyente” de la planta del cannabis, que puede administrarse en concentraciones y por vías diversas, figuran los efectos analgésico, que calma el dolor, y antiemético, es decir, que disminuye náuseas y mejora el apetito en pacientes oncológicos.

El doctor también destacó su efecto anticonvulsionante, ansiolítico, antidepresivo y antiinflamatorio y agregó, además, que su consumo puede resultar en un “beneficio integral”.

El galeno destaca que además sirve para pacientes que tengan un glaucoma o párkinson, al disminuir la presión ocular y actuar como relajante muscular.

“No va a ser la cura, pero es una herramienta más”, aseveró Alzamora, quien criticó que, el cannabis medicinal solo se encuentra en tres farmacias.

“¿Es que no hay enfermos en provincia?”, preguntó retóricamente el médico.

MADRES ACTIVISTAS POR NECESIDAD

La respuesta es sí. Y justamente esa necesidad urgente de resolver la carencia de alternativas de acceso legal al cannabis terapéutico es la que empujó a María del Rosario Montoya, natural de la ciudad norteña de Trujillo, a convertirse en activista.

Su hija, de 22 años, nació “por negligencia médica” con parálisis cerebral y epilepsia refractaria, lo que la llevó a vivir, durante 16 años, con problemas severos.

“Era un ‘estar mal’ permanentemente”, lamentó la madre, quien en 2016 decidió indagar sobre el uso del cannabis medicinal y comenzó a usarlo como terapia.

“Empecé a darle todos los días el aceite de cannabis” y “fue maravilloso” ver que “en dos meses y medio se le quitó todo el problema bronquial”, explicó.

Asimismo, manifestó que mejoró también la epilepsia, y ahora ya hace cinco años que no ha vuelto a pisar el hospital.

Montoya, fundadora de la asociación Marihuana Medicinal Trujillo-Perú, compra el remedio de su hija, un “aceite colombiano”, a un buen precio en el mercado paralelo.

Montoya forma parte de las muchas otras madres de hijos enfermos que, aguardan con ansias la aprobación de ley que permita la legalización del autocultivo.

APUESTA POR EL AUTOCULTIVO

La apuesta por el autocultivo es también la bandera de la activista Brivio quien, a pesar de vivir en Lima, sigue adquiriendo su medicina.

“En mi caso, necesito vaporizar las flores. ¿Dónde las consigo? El Estado no me da una manera de que yo pueda acceder formalmente y no me permite cultivarlas”, espetó.

Con el afán de insistir en la “urgencia” de ampliar la norma, Brivio creó la asociación “Cannabis, gotas de esperanza” que, junto con la Federación de Cannabis Medicinal de Perú (Fecame), incentivó en la aprobación de un nuevo proyecto de ley en el Congreso para permitir el autocultivo y el cultivo asociativo de cannabis medicinal.

Mientras la ley sigue en trámite en el Parlamento, el debate se avivó de nuevo tras las declaraciones que hizo el congresista del Partido Morado Daniel Olivares.

En sus declaraciones Olivares reconoció ser fumador habitual de cannabis y admitió fumar durante una conversación con el candidato, Julio Guzmán.

Yo soy fumador de marihuana de toda la vida, desde hace 20 años”, reveló Olivares, quien podría ser investigado por la Comisión de Ética del Congreso. Brivio celebró las declaraciones del congresista que, a su parecer, “ayudan a normalizar el uso adulto del cannabis” y se presentan como “una oportunidad para hablar de políticas de drogas”, pero exigió que “se vea reflejado en políticas públicas concretas” e inmediatas.

Lea También:

Comisión de Ética evaluará investigar a congresista por consumir marihuana y promover cannabis

“Hay marihuana mala y marihuana buena”

Publicaciones Relacionadas

Millonario japonés está buscando acompañantes para viajar gratis a la Luna en 2023

DA8

Video: Un repartidor salva a una niña que cayó de una altura de 12 pisos

DA8

Día del Amor y la Amistad y su relación con la leyenda del hilo rojo

DA8