17.5 C
Huánuco
17 mayo, 2022

Las conclusiones de la Contraloría

Después de varios meses, por fin la Contraloría General de la República emitió un informe sobre algunos actos de corrupción cometidos por varias instituciones del Estado, entre ellas, el Gobierno Regional Huánuco.

Los hallazgos son definitivamente indignantes. Sin embargo, llama poderosamente la atención, que han obviado varios escandalosos hechos en otros procesos de mayor envergadura y con la misma institución. Nos preguntamos, ¿Por qué? ¿Después de tres años de continuos hechos irregulares y escandalosos, solo eso ha descubierto la Contraloría?

Con referente al detallado informe del proceso de adquisición de laptops por parte del Gobierno Regional Huánuco, una compra plagada de irregularidades desde el inicio del proceso. Asimismo, los bienes no cumplían con las especificaciones del proceso, fueron importadas en piezas para luego ser ensambladas y entregadas. Para colmo, se adulteraron los documentos, es decir, se debían entregar 7995 laptops, pero se entregaron 7891 unidades.

En anteriores oportunidades hemos conversado con algunos docentes que decepcionaron esas laptops y nos informaron que varios de ellos las devolvieron, porque simplemente, no servían. Se supone que tenían que venir con todos los programas educativos instalados para que los docentes realicen sus labores, sin embargo, no lo están, y tampoco se pueden instalar estos por las limitaciones de los equipos, en resumen, una estafa…

Los grandes responsables de este hecho de corrupción son por supuesto, el gobernador Juan Alvarado Cornelio, el exgerente general Luis Briceño Jara; la exgerente de desarrollo institucional Janeth Rodriguez Ramos; la exsubgerente de desarrollo institucional Ada Gonzales Soto; el exdirector de asesoría jurídica Eden Kaid Lavado Loarte; el especialista de asesoría jurídica Fredy Najera Valentín; el especialista en desarrollo de sistemas Darwin Frank Campos Soto y el técnico administrativo Limber García Tafur. Y obviamente, la empresa proveedora que participó activamente en todo el hecho de corrupción. 

La gestión de Juan Alvarado ha estado plagada de irregularidades y por eso expresamos nuestra gran preocupación respecto a la pasividad de las autoridades administradoras de justicia. Él y sus funcionarios operan con total impunidad. Nos preguntamos ¿Por qué se sienten tan seguros de ser intocables? Algo debe  haber…

Lo más importante y saludable a estas alturas sería que Erasmo Fernández asumiera la institución lo que queda de la gestión, pero eso probablemente, nunca pase.

Publicaciones Relacionadas

Con su propia medicina

editorahora

La ciclovía, dinero perdido

editorahora

Colegio Hermilio Valdizán sigue en problemas de construcción

editorahora

Reactivar las obras abandonadas

editorahora

Malecón Walter Soberón

editorahora

S/30,000 por la “cabeza” de Juan Alvarado

editorahora